Proponemos una serie de reformas graduales y paulatinas en el marco de las instituciones constitucionalmente vigentes por medio de acuerdos logrados expresamente atravesando consensos que otorgan las prerrogativas estatales actualmente vigentes en toda situación nacional e internacional al nivel mundial aceptando el peculiar concepto de hegemonía que da la democracia formal al establecer un sistema estable en el cual alcanzado el punto actual las perspectivas de futuro se han agotado. Para lograr un reverdecer autentico del crecimiento económico, la salida del estancamiento y las crisis financieras y económicas periódicas, es que afirmamos que cabe tomar varias medidas en lo sucesivo que no alteren la paz y el orden mundial a escala local y global pues uno de los factores entre otros muchos de tales calamidades son las guerras de agresión y defensa y los gastos de defensa del orden instituido.

Orientamos al lector en que dirección es que deben ser dados dichos pasos reformistas. En primer lugar, diremos que cabrían reformas consensuadas en los en otro lado mencionados grupos internacionales de países constituyentes desde hace tiempo factores de encuentro entre las naciones que aman la paz y el progreso, siempre propio, ya veremos que el de uno es condición del de los otros pues demostraremos que la causa primera de la crisis es el articulado neoliberal del concepto de negocios financieros y especulación en lugar del capitalista de producción, y el de finanzas en lugar del de crédito orientado hacia la producción mutuamente rentable tanto para el empresario como el prestador, ya nos explicaremos. Para ello es preciso el acuerdo bancario y veremos que es mucho mejor acuerdo que una ruleta al rescate financiero. Para lo mismo habríamos de ver que solo sin corrupción es que un sistema postcapitalista, postcomunista y postneoliberal sería virtuoso. Denominaremos a dicho sistema nuevo modo de producción mundial, sabiendo que asume peculiaridades nacionales. Al anterior lo denominaremos viejo. De lo viejo a lo nuevo. Esta reforma no tiene nada que ver con la implementación gradual de un sistema de índole comunista bajo ningún aspecto sino que es una especie nueva de orden progresista y productivo mundial, desde las finanzas hasta las iglesias son necesarias que concurran y converjan para recrear certidumbre y bienestar nacional y mundial.

El tema central en economía es el de la tasa de ganancia y la expansión del mercado, mientras fue factible conquistar nuevos mercados y la concentración de capital fue baja el capitalismo funciona bien, todo eso pertenece al pasado y en el neoliberalismo las cosas no ocurren como fuera previsto por ningún autor. Ahora la educación es el tema central en los medios de comunicación masiva junto a un orden disciplinar no terrorista trancisional. A diferencia de la televisión basura, todos los medios de comunicación y la universidad publica regulada y desburocratizadoramente enseñante y enseñadora, es decir, pública y privada con cierto marco regulatorio elemental y sin parásitos ajenos al mundo del saber, siempre a escala planetaria pues se debería poner a producir a todo el mundo y en todo el mundo con criterios de alto rendimiento efectivo del coste al beneficio. La televisión y la universidad desarreglada y sin regulación ajena al mundo de la academia, regulación interdependiente e intergeneracional; producen y son una fábrica de idiotas, o de exitosos negociadores, ninguna de las dos antedichas instancias es benévola con el nuevo modo de producción mundial. Se necesitan laudeadores mas que negociadores, e inteligentes mas que idiotas; dejemos este punto por el momento, ya retornamos sobre el hecha la salvedad de que con los negociadores que hay alcanza para cien años cuanto menos.

El tema de la producción debería ser colocado en relación con el del crédito, para ello manifestamos adscripción al sistema de toda escala productiva como provechosa enfatizando que hacen falta muchísimos mas pequeños, esencialmente, y sobretodo medianos productores en un mundo de producción y distribución rentable a tasas financieras rentables. ¿Como proceder? En primer lugar, bajando el nivel de expectativa, sobretodo ante lo grave que es la crisis, y leyendo atentamente: para producir mucho es necesario que todos consuman mucho y que todos ganen mucho, cosa que acontece por sinergia y no por competencia, siendo esta ultima solo necesaria a fin de fijar el precio de las mercaderías producidas al interior del mercado global. De ahí que se debería reformar la Organización Mundial de Comercio, ya veremos como, de que manera y cuando. En breve.

Anuncios