Despojarse de prejuicios, fundamentalmente de aquel que consiste en sostener que el adversario ideológico está equivocado en todo aquello que, veremos que es aparentemente así, viole nuestras creencias esenciales. El pensar evoluciona como síntesis de nuevos conceptos superadores de antiguas creencias que quedan en el marco de lo obsoleto al avanzar hacia nuevos paradigmas más precisos y adecuados al tiempo presente reconociendo errores del pasado, aunque también aciertos. Vamos alumbrando uno que posiblemente sea la luz al final del túnel. Lo iremos exponiendo consecutivamente para no asustar a nadie, todo cambio debe si o si ser consensuado pues caso contrario el mundo se encamina a un sinnúmero de irrupciones de nuevas situaciones del tipo Asia Central. La presente publicación ha de ser reactualizada, déjenme decirles que ya no considero a ninguna entelequia del pensamiento como el gran enemigo de la humanidad, sino se trata del 1% y sus enanitos nativos, las oligarquías obsecuentes .

Anuncios