Toda relación de fuerza está determinada en última instancia por una relación de fuerza en lo económico. Las mismas relaciones del titular son situacionales, es decir, que operan en un entorno y dentro de un marco determinados que deben ser considerados al efectuar todo análisis si pretendemos llegar a unas observaciones conclusivas que sean acordes a los principios de verdad objetiva y veracidad práctica. Para que devengan reales y permanentes durante un tiempo prolongado no pueden eludir el carácter de idealidad de lo real, siendo de no cumplir con el presente dictamen transitorias móviles, líquidas y volátiles. La evolución del mundo consideración hecha de generalidad desde Bretton Woods a la fecha, pasando por el 71, el 03 y el 07, son reducción al absurdo de toda tesis antagónica a la presente, vista la inestable situación de todo el mundo actual incluyendo al financiero y al político mundial y global con el primer mundo a la cabeza.

Permítasenos una digresión necesaria en nuestro análisis: lo que otorga a la India un papel protagónico en la arena mundial es la correlación de fuerzas existentes desde un tiempo a esta parte: el hecho de contar con un ejercito de mas de 7 multinacionales y un buen número de millonarios mas recursos estratégicos impropios de lo que sería una isla del caribe, además de verse libre de los efectos de injerencia exterior, y contar con la población activa necesaria al desarrollo en una economía diversificada, por muchos otros defectos que pudiera tener y tiene el modo de producción indu. De ahí la existencia de un fuerte polo índico en el mundo multipolar y pluricéntrico. Caso similar mas dejando de tener futuro promisorio era hasta el año pasado la región del Mercosur devenida brutal despojo de producción al acontecer una injerencia irracional en Paraguay, Argentina y Brasil, con pronóstico de temer.

Permítasenos otra: es promisoria, mediando una serie de medidas adoptadas por consenso hegemónico a nivel cuasi mundial, la existencia en el primer mundo de empresas e individuos con capacidad de torcer la direccionalidad que le vienen imprimiendo al quehacer político, económico y social para salir del estancamiento en esas tres áreas del desarrollo productivo de sentido de la humanidad. Dicho sea necesariamente que dichas medidas van a contramano de las actuales realmente existentes y son las que benefician al conjunto incluyendo, claro está, a la clase acomodada. Todo ello no implica que hubiera cesado la lucha de clases ni que se hubiera producido el fin de la historia sino el aparecer de una nueva era de prosperidad creciente generalizada. Iremos viendo cuales son esa batería de medidas a lo largo del desarrollo del presente complejo temático y cómo deberían ser implantadas e implementadas. Acto seguido.

Anuncios